Olympus XA2

Dentro del submundo de las cámaras para película existe el inframundo de las cámaras compactas. Este tercer anillo del infierno se caracteriza por una ridícula cantidad de modelos que no son capaces de dejar del todo contento a nadie. O por lo menos eso destilo del ingente número de reviews que he leído/visto en los últimos años, y por las pocas que han pasado por mis manos. Sigue leyendo

Anuncios

Wizen AF35

 

La primer cosa turística sudaca mierdoclasista que hicimos cuando llegamos a Nueva York fue ir a B&H. Fue una de mis únicas visitas obligadas que plantee en el itinerario. Y tenía que ser lo primero. Tan primero que cuando salimos de la boca del metro a unas pocas cuadras del Empire State, caminamos en dirección opuesta. Recorrimos la tienda apurados, viendo apenas los prodigios de la electrónica que ofrecían hasta que dimos con un sector prácticamente vacío de gente: quizás algún señor de chaleco lleno de bolsillos, nosotros y 4 o 5 señores de pelo blanco y kipá detrás del mostrador. No se escuchaba el bullicio del resto de la tienda, uno estaba rodeado de otros prodigios, los de la química y la mecánica. Me llevé 25 HP5 (creo que eran 20 o 25, no me acuerdo) y 3 Delta3200. La chica de la caja, latina obviamente, nos sonreía sin entender por qué no nos llevábamos un par de Nikons 7234 con sus lentes DX G 12-250 VR kit, filtros, trípode, bolsito y porta bolsito. Como el resto de los hispanoparlantes presentes, digamos. Sigue leyendo

2017.Mendoza.Potrerillos

Potrerillos

Una noche, en uno de nuestros aniversarios (después de casi 7 años seguimos diciendonos “feliz aniversario” todos los 14, sabiendo que quizás haya sido el 13 en que nos pusimos de novios), consultaba los mails cuando vi uno anunciando una promoción para volar a distintos puntos del país por precios bastante bajos. Muy bajos en realidad. Sari nunca se había subido a un avión así que nos pareció excusa perfecta para tildar un puñado de cosas de la lista “Cosas para hacer antes de que se pudra todo y no podamos ni inflar las bicicletas”: Subirla a una de estas latas que vuelan, conocer algo de Mendoza, y hacer un viaje con nuestro amiguete Aimar, que muchas promesas de botellas a medio vaciar, pero ná.

Sigue leyendo

.NY2016

ny-tapa

¿Cuánto tiempo pasó desde que nos juntamos en Casares y pensamos en que estaría bueno hacer un viaje nosotros dos solos, hermano y hermana?. Imagino que fue poco después de que me viniera a Capital. Antes teníamos demasiado de nosotros. Algo así pasó al final del viaje. Nos queremos de lejos, siempre fue así. Me encontré explicando qué es eso de tener una hermana no hace mucho, y fue difícil. Es… Papá en eso tiene razón, es ese pedazo de familia que te va a quedar después de que todo el resto se venga abajo, ya sea por las reglas de la naturaleza o por otras. Mi analogía preferida es que una amistad es una planta, que hay que regar y cuidar, sacar del sol en verano, cubrir de la helada en invierno. Con cariño, dura toda una vida, dandonos aire, flores y hasta comida. Si la olvidamos en el balcón, muere indefectible e irreversiblemente. La familia es una piedra. Algo pesado y algunas veces hasta molesto. La podés golpear y partir en pedazos, pero lo único que conseguís son más piedras con las que lidiar. Sin embargo, indestructible. Siempre va a estar, pase lo que pase. Sigue leyendo

Fujifilm Industrial 100

Carlos Casares

Hacía años que no sacaba fotos a color. Un buen día, hablando con un buen compañero de laburo, le comento que estoy en esto de hacer fotos con cámaras que llevan una tira de plástico adentro. Al par de días cae con un par de rollos vencidos traídos desde el mismísimo Japón, unos Fujifilm Industrial 100. Había leído hacía no mucho de esta película, y resulta que es un rebranding de otra película de Fuji, la Fujicolor 100, pero destinado a la venta en “bulk”, al por mayor, sólo en Japón. El primer rollo lo saqué con la querida Yashica de Mati, pero en el último cuadro se trabó la cámara y corté el rollo. Sin éxito busqué una casa de revelado que abriera la cámara; ninguna tenía cuarto oscuro. Lo único que se me ocurrió fue reciclar el viejo proceso de revelado que hacía hace unos años, para tratar de sacar alguna imagen en monocromo, pero no resultó. La película salió practicamente velada, con muy poca imagen rescatable. El escáner no es capaz de levantar nada, y algún día con paciencia volveré aún más atrás en el tiempo a sacarle fotos a los negativos, pero dudo que sea una tarea sencilla o útil. Sigue leyendo