Bengalas y Chasquibunes

Hay cosas que jamás van a cambiar. Hace unos 20 años mis viejos compraron muchos fuegos artificiales. Hablo de muchos. Plata que hoy no veo ni jugando al Estanciero. Tantos que unas noches antes de Navidad, decidieron probar unos cuantos. Con muchos me maravillé, aunque la pasaba mejor viendo mi sombra cómo cambiaba de forma y color dependiendo de qué estuviera explotando allá arriba. Pero una caja en especial me hizo cagar en las patas del ruido que hacía, y como buen macho que era y sigo siendo, salí corriendo y me metí en la cama, próximo a pillarme. Para Reyes ya no quedaban ni los fósforos.

Y como decía un engominado un poco uruguayo un poco argentino, 20 años no es mucho que digamos, y ese invento chino que es la pólvora me sigue intrigando.

Lo que nos lleva a Casares. El que nos llevó, en realidad, fue mi viejo, pero no viene al caso. El último finde puenteado se me dió por revolver mi habitación y di con una caja. Una caja de zapatos, blanca y llena de tierra. Adentro había un álbum de fotos con recortes de diarios de mi época de pequeño enfermo de la F1. La época de Schumi el Grande y su patiño Eddie “Cebollitasubcampeón” Irvine. Calendarios del noventaypico con imágenes del Ford de Traverso (minuto 4:16, Primera Fecha del TC, 1998; primer carrera de Traverso a bordo del Ford violeta, lo deja hecho un 3 puertas)(escucho la voz de González Rouco y puedo saborear el tuco y el queso recién rallado de los domingos) y un par de giladas más. Y… momento… Bengalas y Chasquibunes!!!. No pueden andar,  pasaron, cuántos? 13, 15 años?. En algún momento, cuando en mi casa todavía comprábamos fuegos artificiales, acovaché unas cajitas de Chasquibunes y un par de bengalas para, no se, encontrarlos cuando sea más grande y escribir una entrada en mi blog (¿?) sin preocuparme de la humedad, o de que los dejé debajo de mi cama, rodeados de papel, encima de una habitación hecha de madera. Ya de chiquito era un toque ido.

Cuestión que le quito el encendedor a mi viejo y corremos con la Sari afuera, para ver si andaban.

fuegos artificiales-_DSC4863

fuegos artificiales-_DSC4864

fuegos artificiales-_DSC4866

Andaban. Y fuimos felices.

Anuncios

6 thoughts on “Bengalas y Chasquibunes

  1. Me hiciste saltar un lagrimón! Con lo romántica que soy y nostálgica que suelo ponerme…!

    (Bueno, tu cara asusta un poco, pero Sari está hermosa!)

  2. Que bueno que tengas el talento de describir los recuerdos de esa manera. Por un momento me sentí allá y en esa epoca. Es poco tiempo pero mucho a la vez. Gracias 🙂

  3. Cuando ibas a la casa de los Rossi a brindar y tirar chasquibunes. Algunas cosas no cambian . Por suerte !!

  4. Sil:
    Qué raro vos emocionada!! GRacias por pasarte.

    Car:
    Posta… Voy a ver si encuentro 10 cajas y las prendo todas juntas.

    Marquitos:
    Chas gracias don, cuánto halago!. Buenas épocas, tuvimos la suerte de pasarla dentro de todo bárbaro.

    Ma:
    No cambian, en serio. Solo que en vez de chasquibunes ahora tiramos corchos jajaja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s