Meriendas

alfajores y café-_DSC4841

Lo veo como una tradición después de solo dos domingos. Pobre hombre (y señorita), espero que no se vea(n) presionado(s) a continuar con esta línea de eventos casuales por culpa de esta pequeña anotación. El asunto es que el domingo pasado (o sea, el anterior) le dimos santa inauguración al departamento de Matías luego de venir amagando con unos mates en el piso y desarmar cajas durante poco menos de un mes. La promesa consistió en que en cuanto Sari se hinchara los huevos de estudiar, iríamos a la casa y amasaríamos pan. Aramos dijo el mosquito, yo me entretuve sacándoles fotos mientras ellos amasaban. La merienda se transformó en una saludable cena en una conocida casa de comidas rápidas caídas del mismísimo cielo. No es de destacar, pero igualmente lo digo, las fotos que hice no valen dos mangos.

La semana se fue desenvolviendo sin mucho sobresalto y el domingo pasado, que viene siendo antes de ayer, pensamos que era buena idea probar una receta que el mismísimo Matías nos había dado. El clima era propicio, y la agenda estaba holgada. Lo llamamos y acto seguido nos pusimos (ehem, de vuelta, no hice un pomo) a amasar y rellenar unos haarrrrmosos alfajores que me acabo, recién, de clavar los últimos.

alfajores y café-_DSC4822

alfajores y café-_DSC4829

alfajores y café-_DSC4837

Y como bien lo merecía el hecho, puse a prueba por segunda vez mis habilidades moledoras cafeinomáticas, y ahí tenés, café como hace unos años, o como en una comuna hipster.

alfajores y café-_DSC4846

Hay algo más. Además de que siempre es bienvenido echarse unas risas con amigos, pasar un domingo a la tarde, ese limbo pastoso y deprimente que mantiene unidos las bonitas mañanas de los domingos y los lunes de volver a pegarle al teclado, sin quedarse mirando el horizonte esperando a que se haga de noche, es de lo mejorcito que se puede hacer.

Tengo entendido que el próximo sale de pizza y todas las flechas apuntan a un servidor…

Anuncios

2 thoughts on “Meriendas

  1. ¿Presionados? ¿Después de saborear esos alfajores con café molido durante una nublosa tarde de Domingo? ¡Que se vuelva tradición, sí señor! De hecho, ya es una tradición, y feliz que así sea. El primer Domingo, el de las hamburguesas del tio Mac, fue la primera vez que sentí el departamento como mi casa: antes había paredes, un par de muebles, y muchos libros dentro de cajas; pero ese Domingo hubo amigos y por ende, ese lugar que parecía de otra persona, se volvió de repente mi lugar. Qué mejor.
    Me encantaron las fotos… o lo que sale en las fotos, ya no sé. ¡Qué buenos alfajores! Que el próximo encuentro sea pizza (y si quedan buenas, te perdono la foto).
    Preparados, apunten…

  2. Los alfajores tienen muy buena pinta, las fotos estan geniales .Que se sigan reunindo esta mejor!!! ( parece la publicidad de Master Card jajaja)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s